La Ciencia

OTROS ENLACES RELACIONADOS

La clave de la existencia multidimensional

Observaciones del Doctor William A. Tiller. PhD

Mediciones con la Fotografía Kirlian

La ciencia sobre las Energías Sutiles

A pesar de que ya mucho se sabe sobre energías diferentes que ayudan al crecimiento espiritual, la apertura de la conciencia y la sanación, la mente humana aun necesita tener fundamentos científicos para poder aceptarlo.

He aquí una corta explicación sobre estas energías y frecuencias:

La naturaleza de la influencia de la música en una persona es idéntica a la naturaleza de la influencia que tiene en el mundo de las cosas y de los sucesos, porque la vibración es la base de todo. La frecuencia de las vibraciones de las partículas subatómicas es muy alta y las ondas en el centro del núcleo subatómico se mueven más rápido. Se podrían regular las vibraciones de todas las energías radiantes como por ejemplo: ondas de radio, de calor, de luz, rayos X, etc.. En este contexto, el espectro electromagnético contiene más de 80 octavas conocidas y la luz visible es sólo una pequeña parte de este rango.

Las ondas electromagnéticas como ondas acústicas en la música tienen sus propios tonos agudos armónicos y existe algún tipo de principio de octava, es decir, duplicación de la frecuencia. Las normas de la música y la armonía aplicadas al electromagnetismo proporcionan resultados espléndidos. Por todo esto Nikola Tesla utilizó las obras de Herman Helmholtz sobre el sonido en sus resonadores eléctricos.

Podemos afirmar que todas las cosas animadas oscilan, vibran y cambian los ritmos. Incluso el organismo unicelular más simple se encuentra en estado oscilatorio complejo. Todos los movimientos a nivel subatómico, atómico, molecular, subcelular y celular están coordinados. En un organismo como el del ser humano es muy difícil, incluso imposible, determinar los parámetros correspondientes. Nuestros ritmos internos están estrechamente conectados entre sí y se coordinan con el mundo externo. La parte física de una persona y los estados del plano astral cambian al ritmo del movimiento de la Tierra alrededor del Sol, de los flujos y reflujos de las mareas, del cambio del día y de la noche y de muchos otros ritmos cósmicos. Cuando no se da esta coordinación de los ritmos en los organismos, aparece el malestar e incluso el presentimiento de una enfermedad.

Nuestro cuerpo físico sirve como un exponente de nuestro ritmo interno que nos va guiando (el ritmo cardíaco) y al mismo tiempo, es nuestra marca individual en el Cosmos. La esencia del llamado “Cuerpo Sutil” tiene una base material electromagnética. La vida de cada uno de nosotros tiene un cierto patrón rítmico, que incluye la muerte física y conserva una experiencia extracorpórea del espíritu, que se debe reencarnar.

Se cree que las llamadas “ondas Schumann” llevan un papel en la transmisión telepática de imágenes y pensamientos. Éstas son ondas de 7,8 Hz de frecuencia y forman un campo de ondas estacionarias en el espacio entre la ionosfera y la superficie de la Tierra. Es nuestra capa electromagnética natural, que se puede percibir claramente en la orilla del mar o en el bosque, porque el mar y los bosques absorben otras frecuencias dañinas. Puede ocurrir que un cerebro entre en el estado de resonancia con alguna estructura externa; como consecuencia su imagen aparecerá a cierta distancia; es decir, hay un contacto a través de la resonancia, pero no por medio de la radiación. Puesto que estas ondas tienen una longitud grande (38.000 km), la transmisión se lleva a cabo de inmediato. Las ondas con frecuencia tan baja no se pueden examinar con los sistemas de medición habituales. De hecho, las ondas de un organismo a menudo entran en la misma fase con estas ondas (resonancia).

En cambio, las Ondas Tesla tienen una carga cuántica. Además de ser diferentes en cuanto a la cantidad de frecuencia, también difieren en la estructura y forma energética. Son vibraciones energéticas con una forma multidimensional más rica. En nuestro espacio cuasi real que definimos con una dimensión de tiempo y tres de espacio, no somos capaces de percibirlo; únicamente podemos ver su propia sombra, o en forma de ondas electromagnéticas que se expanden de una forma un tanto extraña, o en forma de ondas longitudinales, o en algunas anomalías en la gravitación. De hecho todas están juntas, pero no tenemos ninguna palabra que pueda expresar todos esos aspectos complejos de las Ondas Tesla.

Según las investigaciones existentes, que revelan la energía que se genera en las pirámides de Egipto y otros lados de mundo, a mi entender, la famosa “Bobina Tesla” no es otra cosa que una versión moderna de estas pirámides.
En ambos casos podemos observar que esa energía tiene una carga cuántica y que la física moderna las clasifica como “Energía Taquiónica”. Los Sacerdotes egipcios, sabían como utilizar esta energía para diferentes aplicaciones, una de ellas la apertura de conciencia. En la escuela de Horus, los iniciados se familiarizaban con esta Energía Taquiónica para abrir su conciencia.

La Bobina Tesla genera cambios en el Biocampo.

El color violeta o púrpura que genera el Amplificador Tesla con la “Bobina Extra” representa energías que son beneficiosas para los humanos, es decir, que tienen efectos sanadores y curativos en el organismo humano.

Con Tesla Healing 369® el Practicante adopta la función de la Bobina Tesla.

 

OTROS ENLACES RELACIONADOS

La clave de la existencia multidimensional

Observaciones del Doctor William A. Tiller. PhD

Mediciones con la Fotografía Kirlian

 

No se admiten más comentarios